EL SUELO QUE PISAMOS


Nuestro sentido del equilibrio se desarrolla en las primeras semanas de gestación. Es una constante que regula nuestra condición física y emocional. La fuerza de la gravedad, además de mantenernos "pegados" al suelo, ofrece una orientación y una referencia.
 A partir de aquí llegará la seguridad y el bienestar emocional.

Desde pequeños, todos buscamos una orientación, algo a lo que aferrarnos. Claro está que el niño no busca esto conscientemente, pero sin saberlo, sus acciones girarán en torno a esta falta o no de equilibrio.
Los "niños problematicos" llamarán la atención en casa, en la guardería o en el colegio. Tendrán conductas destructivas hacia sí mismos o hacia su entorno. Otros adoptarán actitudes de retraimiento y negación extremos, y muchos de ellos reaccionarán con agresividad.
En el fondo, todos buscan lo mismo. Orientación, puntos de referencia...EQUILIBRIO.
Ningún niño adopta una conducta extraña o retraída porque le resulte divertido, sino porque dentro de su sistema, esa actitud es la respuesta lógica a algo que nosotros, desde fuera, dificilmente reconocemos a primera vista.

A menudo sucede que un niño con un comportamiento conflictivo, no es más que un reflejo de un problema que tienen los padres...

Al fin y al cabo nos hundimos siempre en el medio que nos aloja.


Comentarios

Pedro Fernaud ha dicho que…
Muy bueno el blog, Geles, enhorabuena. Un punto de referencia y...Equilibrio. Me ha gustado especialmente este post y ese en el que hablas de cómo los pensamientos construyen mejoras vitales y neuronas.

Sigue pensando soñadora :-)
gls ha dicho que…
Muchas gracias chico encanto ; )

Entradas populares de este blog

ÁRBOL GENEALÓGICO. Biodescodificación, o cómo sanar a través de la toma de consciencia del conflicto inconsciente

TRASTORNO ADAPTATIVO. Cuando la situación adversa supera nuestras expectativas

¿POR QUÉ OLVIDAMOS LOS SUEÑOS?