Páginas vistas en total

miércoles, 22 de agosto de 2012

SOMOS LO QUE SOÑAMOS. Los sueños dan pistas para descubrir y superar conflictos

Los sueños usan metáforas visuales.
 Imagen: Dream, de Salvador Dalí

Los sueños  exigen aceptar nuestros impulsos y encararar lo miedos.  También permiten reconocer, aceptar y superar situaciones vividas no resueltas.


Al dormir y soñar, nuestro cerebro nos sitúa en situaciones que no fueron bien resueltas. Los sueños presentan partes de nuestro inconsciente, los deseos más ocultos, la creatividad, nuestra trascendencia, proyecciones y defensas.

Los sueños nos reflejan, son historias sobre nosotros mismos, una ventana de nuestro interior. Ellos se expresan con palabras, sonidos...pero sobretodo con imágenes de nuestra vida, de nuestro pasado, de la memoria inconsciente y de la memoria consciente.

La lógica de la mente onírica no es la del día a día, ni el lenguaje con que se expresan los sueños es como el lenguaje con el que nos expresamos normalmente. En la vida real se utilizan símiles y metáforas constantemente. "Me falta un tornillo", esto sería una forma graciosa de decir algo sobre nosotros mismos. Quien sabe, es probable que en un sueño esto se muestre directamente con algo nuestro, un aparato o coche al que le faltan piezas y no puede funcionar como debería. Si soñamos que nuestra casa es vieja y sucia, si se cae a trozos, si está bien o mal decorada...nos estará dando información sobre nosotros mismos a través de una metáfora visual.

Cuando estamos tristes podemos soñar con lluvia, cuando tenemos miedo podemos soñar con fuego, cuando nos sentimos un poco perdidos no será extraño que nuestros sueños se desarrollen casi siempre en la oscuridad de la noche.

Estos recursos expresivos remueven las emociones del soñador de una manera más eficaz que si se muestran directamente. Cuando no estamos preparados para aceptar una emoción o un recuerdo, nos resulta más fácil aceptar una imágen metafórica. Si la mente está preparada para ver la realidad, la metáfora se vuelve cada vez más concreta y parecida a los hechos que la generaron hasta finalmente desaparecer.

 "Si de día funcionamos a partir de simulaciones del mundo, no es extraño que de noche estas simulaciones creen universos enteros". 

Los sueños crean un guión completo, buscan la totalidad. Si en nuestra vida real existe un hueco, los sueños presentarán una y otra vez esos déficits para cubrirlos. Si cuando soñamos no reconocemos nuestros impulsos y emociones, o rechazamos algunos aspectos sobre nosotros mismos, estas emociones volverán a presentarse repetidamente mientras dormimos.  

Cuando se intenta evitar algo una y otra vez en sueños será porque eso mismo es algo que debe ser reconocido y aceptado en la vida real.


“Para recordar sigue la emoción, pregúntate: ¿Cuándo me sentí así por primera vez. Quédate quieto y conécta con la emoción tal como la sentías en el sueño.” Así lo expone Consuelo Barea en su libro El sueño lúcido, un práctico manual preparado para que cualquier persona pueda ejercitarse en la lucidez onírica y aprovechar la fuente de inspiración y creatividad que ofrecen los sueños.

1 comentario:

Unknown dijo...

Me alegra ver que el verano esta siendote fructífero en tu escritura , a que te refieres exactamente con que vivimos en un mundo lleno de simulaciones¿?
bravo por tus artículos !