Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

LUDOPATÍA. La necesidad de apostar y jugar aumenta en periodos de estrés y depresión.

Imagen
Los niveles más altos de prevalencia del juego patológico se sitúan en adolescentes y estudiantes universitarios. 
La conducta de juego es algo intrínseco al ser humano y se encuentra íntimamente relacionada con las sensaciones de placer. Sin embargo, la libertad de jugar puede desaparecer convirtiéndose el juego en una necesidad prioritaria y patológica.
 La principal característica del juego patológico es el comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente, que afecta a la vida personal  de la persona que lo padece.
Históricamente, la problemática de adicción al juego era considerada una especie de debilidad moral, que junto con la promiscuidad y abuso de alcohol, eran señales de identidad de personas viciosas y vividoras.
Autores como Ochoa y Labrador (1994), destacan por su propuesta centrada en los efectos ambientales y familiares de la conducta del propio jugador, y exponen los diferentes tipos de jugadores.
Por ejemplo, el jugador social  interviene ocasionalmente e…