Páginas vistas en total

sábado, 12 de mayo de 2012

PELIGROSO EFECTO SECUNDARIO EN LA TOMA DE ANTIPSICÓTICOS. El Síndrome Neuroléptico Maligno

Ante los síntomas principales
 debe suspenderse rápidamente el tratamiento
Imagen: dannystock
Se trata de una reacción adversa bastante severa a fármacos neurolépticos o antipsicóticos. Si no es reconocido y tratado a tiempo puede poner en grave peligro la vida del paciente.

Según el DSM-IV, las características principales del Síndrome Neuroléptico Maligno (SNM), son la presencia de rigidez muscular y la elevación de la temperatura del individuo en tratamiento de neurolépticos (fiebre). Estos aspectos principales deben acompañarse de dos o más de los síntomas siguientes:
Diaforesis (excesiva sudoración), disfagia (dificultad para comer), temblor, incontinencia, cambios en el nivel de conciencia (desde confusión hasta coma), mutismo, taquicardia, presión arterial elevada o lábil, leucocitosis, evidencia por laboratorio de daño muscular (CPK elevada entre otros)

 
El SNM ocurre en el 0,2% de los pacientes tratados con neurolépticos. Su frecuencia es similar en ambos sexos y grupos de edad. Existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo a padecer este síndrome, entre los que se incluyen enfermedades psiquiátricas con catatonia asociada, cansancio extremo, deshidratación y agitación.

Dentro de las medicaciones que causan este síndrome se encuentran todas aquellas que bloqueen el receptor D2 para dopamina, lo cual incluye a todos los antipsicóticos típicos y atípicos, proclorpenazina, metoclopramida (antieméticos), droperidol (anestésico), prometazina (sedante), entre otros. También se han reportado otros medicamentos como antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la recaptación de serotonina, litio, reserpina y tetrabenazina. En pacientes con enfermedad de Parkinson, la suspensión abrupta del tratamiento dopaminérgico puede desencadenar un Síndrome Neuroléptico Maligno.

No hay comentarios: